lunes, 25 de junio de 2007

Jazz bajito.

Hay dos cosas en este mundo a las que adoro: el jazz y los enanos. Obviamente, Michel Petrucciani debía aparecer por aquí! Apenas un metro de altura, y no veas como tocaba el tío. El pobre la espichó hase tiempo ya, pero se ganó su lugar en la historia del jazz. Algunos se metían con él y decían que era demasiado cerebral interpretando, cosa que no entiendo, porque el tipo era pura pasión. Bah, era un fiera, era adorable y tenía dos cojones gordos como maracas. En el dibujito aparece con un piano pequeñito como Schroeder, el amigo de Carlitos. Si éste tenía un busto de Beethoven siempre cerca, el busto en este caso es el de Bill Evans, maestro espiritual del amigo Michel!

5 comentarios:

pepo dijo...

muy guay el dibu de hoy. Y el texto también.

elpablo dijo...

grasias, compadre!

Anónimo dijo...

Ay que me lo como!!


m.u.a.

Esther dijo...

Si es que los bajitos...

Anónimo dijo...

vaya crack! apenas llegaba a los pedales. Se paresía al que salía en Twin Peaks pero con gafas.