lunes, 30 de julio de 2007

Otro que estira la pata.

Vuelve la conexión, crusemos los dedos! Vamos al lío.
La primera peli que vi del Bergman fue (como supongo que casi todos los de mi generación) "Fanny y Alexander", un día que la echaron por la tele. Es curioso, porque siempre me he encontrao con las pelis del sueco por casualidad. Con los años me he hecho muy fan del tipo. Un fuera de serie, un hijoputa de cuidao. Además tenía grasia! Una grasia así como muy sueca y muy suya, pero grasia al fin y al cabo. Hay una peli por ahí, "El Ojo del Diablo", que es una comedia muy diver. Bueno, todo lo diver que podía llegar a ser Bergman, pero diver, cojones.

En fin, que hoy la ha espichao el buen señor. La semana pasada también se murió otro tipo al que tenía en gran estima, el grandísimo Fontanarrosa.
Liniers ha hecho unos dibujitos de homenaje cojonudos, echadles un vistazo. Bueno, de Bergman sí que he hecho un dibujituario que espero que os guste!




4 comentarios:

chicpac dijo...

Cuando me he enterado me he llevado las manos a la cabeza. Vaya año! En fin, hace un mes o así me leí sus diarios de rodaje, sus anécdotas, sus cosas. El padre le pagaba unas palizas de aquí te espero y los castigos eran monumentales. Le dejaban todo un fin de semana metido en un armario después de zurrarle durante dos horas. También decía que la comedia se le daba fatal, que no era capaz de ser divertido, que lo suyo era el drama. Lo sabemos, Ingmar Bergman, lo sabemos.

Descanse en paz!

$ dijo...

Es en una obra de teatro escrita por woody allen donde dos tíos se la pasan jugando al ajedrez por carta y la muerte viene a buscar a uno de ellos y, bueno, se juegan la vida con ella en un partido.


no recuerdo el nombre de la obra

elpablo dijo...

te confundes con dos obras diferentes, $!
las dos pertenecen a "cómo acabar de una vez por todas con la cultura", aquí en españa lo editó tusquets, no sé en chile cómo estará la cosa. la obra de teatro que remeda a "el séptimo sello" está protagonizada por un modisto de new york que juega al rummy con la muerte. la otra, la de los dos tipos que juegan al ajedres, es un rollo epistolar muy diver!

Esther dijo...

me gusta!